Cuanto dolor e impotencia siento al ver familias y jóvenes venezolanos ser reprimidos y asesinados por la dictadura bolivariana, por el solo hecho de exigir libertad, elecciones libres y paz.

A nuestro país llegan alrededor de 700 venezolanos por semana, dejando atrás familias, amigos, historias y proyectos de vida, mientras huyen del calvario en el que han convertido a uno de los más hermosos países de América Latina.

Tuve la oportunidad de estar en Venezuela como observadora internacional de las elecciones del 2015, junto a otros compañeros de la Red Latinoamericana Jóvenes por la Democracia , y la verdad es que desde esos días no puedo hacer de cuenta que nada pasa, sobre todo que nosotros estuvimos tan cerca de terminar en el mismo modelo.

Es necesario que Venezuela reconozca la crisis humanitaria, para que el resto de los países de la región puedan brindar apoyo y contención.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s