Impresionante experiencia en el “Buen Samaritano”, un centro de rehabilitación de adicciones en Malabrigo.

Decenas de chicos pasan un año y medio en recuperación, para encontrarse consigo mismo y llenar el vacío que los llevo a las drogas con la fe en Cristo.

Escuche muchas historias, hubo muchas lagrimas de por medio, y me generó muchas esperanzas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s